Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

1/10

Ten buen humor

Esto puede parecer controvertido, especialmente durante la Cuaresma, pero un alma ligera no es contraria al empeño por convertirse propio de este tiempo, y ayuda siempre construyendo puentes entre nuestros hermanos y hermanas. Pier Giorgio era muy juguetón. Le gustaba hacer bromas inofensivas a sus amigos y familiares. Siempre encontraba una forma de dar un toque de jovialidad a cada ocasión. En los retiros de oración, una de sus bromas favoritas era "arreglar" la cama de sus compañeros de modo que las sábanas sólo cubrieran la mitad del cuerpo.
2/10

Piensa primero en los demás

Hay muchos ejemplos de Pier Giorgio poniendo las necesidades de los demás por encima de las suyas, pero quizás la más impactante fue cuando enfermó de polio al mismo tiempo que su abuelo estaba muriendo. No queriendo aumentar la aflicción de la familia, sufrió en silencio. Su familia solo se dio cuenta de la gravedad de su estado unas horas antes de su muerte.
3/10

Sé activo

Igual que el Papa Juan Pablo II, Pier Giorgio era un hábil esquiador. Con muchas ganas de vivir, estaba siempre activo. Se levantaba pronto para aprovechar al máximo una caminata o un día en las montañas.
4/10

Escucha a tus padres

Cuando Pier Giorgio se enamoró de una joven llamada Laura, desistió de su interés por ella al ver que sus padres pensaban que no sería una novia adecuada, porque venía de un contexto social diferente.
5/10

Entusiásmate

Pier Giorgio era un hombre de mucho entusiasmo. Manteniéndose fiel a sus convicciones, se unió a proclamas y manifestaciones, llegando incluso a pelear en nombre de la justicia hacia los más necesitados. Sin ser partidario de la violencia, Giorgio actuó con determinación y firmeza para ayudar a aquellos que más lo necesitaban.
6/10

Trabaja duro

La familia de Pier Giorgio era muy rica, y él habría podido optar por una vida de lujo. Pero nunca acababan sus actividades diarias. Se dedicó arduamente a los estudios. Deseaba hacerse minero, con el objetivo de "servir mejor a Cristo entre los mineros". También era muy activo como laico dominico. Era una persona en la que todos podían confiar.
7/10

Tenía sus prioridades en orden

A pesar de su estilo de vida agitado, Pier Giorgio procuraba agradar a Dios en primer lugar. El también demostró una inmensa lealtad a su familia, seguida por la lealtad a sus amigos. Permaneciendo fiel a su creencia de que tenía que ayudar a los demás en nombre de Dios, literalmente daría sus propios zapatos a quien los necesitara.
8/10

Haz el bien sin llamar la atención

Una gran cantidad de personas apareció en el funeral de Pier Giorgio, haciendo filas por las calles. Esto porque, sin saberlo su familia, había ayudado a muchas personas sin decir nada a nadie.
9/10

Pon tu atención en Dios

Pier Giorgio amaba ja vida y la celebraba en cuanto que amaba a Dios. Él rezaba y participaba diariamente en misa. Siempre recordaba que pertenecía a Dios y que Dios le daba todo lo que necesitaba.
10/10
Más en Aleteia: Vida de Pier Giorgio Frassati

 
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.