4 / 7
G. K. Chesterton
Inglés de familia anglicana sin convicciones. “A la edad de 12 años era un poco pagano; a los 16, agnóstico – ser ateo era un prestigio. Entra en un templo católico por curiosidad. La genuflexión bien hecha ante el Santísimo por un sacerdote en una iglesia vacía, le intriga y se interesa por el catolicismo. A partir de ahí su vida estará dedicada a la defensa del catolicismo; escribió casi 100 libros, y llegó a ser uno de los mejores literatos de lengua inglesa en el siglo XX. “No quiero una religión que tenga razón cuando yo también la tenga. Quiero una religión que tenga razón cuando yo esté en el error”. “Mi Primera Comunión ha sido la hora más feliz de mi vida. Me deja absorto la presencia real de Cristo sobre el altar”. Aludiendo a un amigo converso: “Los dos no tenemos ni sombra de dudas de que la acción más inteligente de nuestras vidas, fue entrar en la Iglesia católica”. “Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa”. “Los que hablan contra la familia, no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen”.
+

© Hector Murchison | Public Domain