3 / 8
Catedral de San Duje, Split, Croacia, siglo III d. C.

La catedral en un principio fue el mausoleo del emperador romano Diocleciano, lo cual explica su forma octogonal y su localización en el interior del palacio del emperador. No fue hasta el siglo VII cuando el mausoleo fue transformado en iglesia por decisión de Juan I de Rávena, arzobispo de Split. También decidió transportar allí las reliquias de san Duje, decapitado por Diocleciano. En el siglo XII se añade un campanil y en el siglo XVIII se hizo una ampliación de la catedral.

+