7 / 8
Está claro que todo es una fantasía que se aleja de la realidad, pero los símbolos y los cuentos sirven precisamente para representar en nuestro cerebro escenarios que todavía no han ocurrido pero que algún día ocurrirán. Esa es la razón por la que adoramos ir al cine y leer novelas, porque imaginando otras realidades nuestro cerebro se prepara para resolver todo tipo de situaciones. Esa etapa que llamamos de pensamiento mágico  y que durante mucho tiempo se ha considerado un defecto intelectual de los más pequeños, parece hoy en día ser una etapa clave en el desarrollo de otras funciones más complejas como la visualización. La mañana del 6 de Enero del año 2000 me levanté en mi casa de Washington y no pude creer lo que vi ante mis ojos. Nada más abrir la puerta de mi habitación pude ver una caja con papel de regalo. Dentro de la caja había tres regalos: un diábolo, un Jersey y unos chocolates. No suena demasiado consumista, ¿verdad?. De alguna manera mi madre se las había ingeniado para enviar la caja a mi compañero de piso en Estados Unidos y para que él la dejara en la puerta de mi habitación mientras yo dormía. Creo que ha sido la mayor sorpresa de mi vida.
+

© Photo by Jonathan Meyer on Unsplash