2 / 8
Sí, es cierto que los Reyes van asociados al consumismo, pero eso puede ser paliado siendo responsables y moderando los regalos que hacemos a nuestros hijos y entre nosotros. Sin embargo, he de decir que los regalos no son malos en sí mismos. Cada regalo es un presente, un deseo de buena voluntad que nos hace la otra persona y psicológicamente es tan saludable saber recibirlos (porque fortalecen los vínculos familiares) como ofrecerlos (porque regalar es una de las experienciar que aportan mayores niveles de felicidad al ser humano).
+

© Nito - Shutterstock