6 / 7
Siempre te puedes poner al día.
Si no sabes, pregunta. Los hijos aprenden cada actualización tecnológica, y tú también puedes. Ponte sus «gafas» para saber cuál es su punto de vista de la realidad. Te permitirá comunicarte, generar conversaciones con tus hijos y comprender mejor cómo se sienten: convierte la tecnología en tu aliado. Aquellos menores que hablan con sus padres de lo que ocurre en internet son los que tienen menos probabilidades de tener malas experiencias en la red.
+

© Jacob Lund - Shutterstock