4 / 6
María Yi Seong-Rye (1801-1840)
Estaba casada con san Francisco Choe Kyong-Hwan. Pero cuando los dos fueron arrestados por ser cristianos, el menor de María estaba con ella en la cárcel, muriendo de hambre mientras a ella se le secaba la leche. Así que la mujer, que no habría negado a su Señor para salvar su propia vida, apostató para salvar a su hijo. Fue liberada, su fe no cambió pero su corazón se rompió debido a su apostasía. Pronto María fue arrestada de nuevo. Esta vez confió a su hijo a personas que cuidarían de él. Sabiendo que estaría seguro, pudo soportar la tortura física. Por muy grave que fuera, nunca podría compararse con el miedo angustiado de una madre por la seguridad de sus hijos.
+

© cbck.or.kr