3 / 6
Tono positivo
Evita las amenazas y háblale en positivo. Los padres tenemos la costumbre de hacerles llegar el mensaje alto y claro a nuestros hijos, lo cual en muchos otros contextos se agradece, pero con los adolescentes esta manera de expresarnos no funciona bien. Entendamos pues que el modo de hablar es fundamental y, por ello, cuidemos tanto el tono de voz como la forma en que nos dirigimos a ellos, seleccionemos bien las palabras que vamos a decir y prestemos atención incluso a los gestos y al lenguaje de nuestro cuerpo.
+

© asife/SHUTTERSTOCK