5 / 6
Reciprocidad positiva

Se puede decir que las mujeres son más propensas a devolver un favor o que, por otro lado, los hombres están más dispuestos a aceptar la caridad.

Si las mujeres son mejores devolviendo favores, pueden usar este rasgo para construir comunidad —otro rasgo del “genio femenino” que puede verse en el hogar y en el trabajo. Las mujeres destacan en saber convertir un grupo en un equipo—, como María con los apóstoles esperando Pentecostés.

Si los hombres son más dispuestos a recibir caridad, pueden convertir eso en fraternidad. Sabemos por toda gran película de deporte en equipo, desde El milagro a Un equipo legendario, que la mejor manera de conseguir la gloria es buscar la gloria del prójimo, como José viviendo por la gloria de su hijo y su esposa.

+

© Shutterstock