2 / 6
Confianza

Las mujeres podrían ser vistas  más dignas de confianza y parecer que los hombres son más vigilantes.

Si las mujeres son mejores con la confianza, pueden ejercerla sacando lo mejor de los demás. Esta es una gran parte del “genio femenino” del que escribió san Juan Pablo II: la capacidad de organizar las circunstancias de forma que todo el mundo resplandezca, como María hizo en Caná.

Si los hombres son menos propensos a confiar en los demás, deberían abrazar el sentido de responsabilidad y convertirse ellos mismos en una persona con la que se pueda contar, como hizo José.

+

© Monkey Business Images - Shutterstock