2 / 6
Que no sea un mimado
Tengan cuidado con la adulación y los mimos: en especial, los abuelos y los tíos suelen exagerar en los elogios y en la satisfacción de los caprichos del niño, pero incluso los propios padres no son inmunes a esta tendencia, que reduce la autoconfianza del niño. Hay que tener un cuidado especial  de no hacer las tareas que el propio niño puede hacer por sí mismo.
+

© Shutterstock