2 / 5
Isaías, 49
"¿Se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas? ¡Pero aunque ella se olvide, yo no te olvidaré! (...) Mira, te llevo tatuada en mis palmas…”.
+

© Aleteia