2 / 5
WEB3-FIVE-KIDS-INVENTIONS-KNOWN-WORLDWIDE-shutterstock_611411588-Iryna-Melnyk-AI

Frank Epperson tenía 11 años cuando, como cualquier niño de esa edad, se distrajo y dejó su bebida (que consistía en una mezcla que debía remover constantemente con un palito de madera) en el porche de su casa. Por “suerte”, esa noche hizo mucho frío y cuando Epperson volvió al porche, encontró el vaso con su bebida completamente congelada pero igual con un sabor delicioso y que de paso era fácil de probar usando el palito. Continuó haciendo su “dulce accidente” para sus amigos y luego hasta para sus hijos, hasta que finalmente pidió la patente casi 20 años después de su primera paleta.

+

© Iryna Melnyk - Shutterstock