5 / 5
Conocer tus objetivos, buscar su coherencia y medir los progresos.
Se trata de ponerse metas asequibles y aumentar progresivamente nuestros desafíos. Tener claras nuestras metas y nuestros deseos es fundamental para disfrutar de la vida, pues “quien sabe cuáles son sus deseos y trabaja con el propósito de lograrlos es una persona cuyos sentimientos, pensamientos y acciones son congruentes entre sí y, por lo tanto, es una persona que ha logrado la armonía interior”. La vida no es sólo el conjunto de cosas que nos pasan, sino también un conjunto de cosas que queremos que nos pasen.
+

© Pixabay - CC0