2 / 5
Dejamos el registro para el día siguiente o algunos más

 

Es un error frecuente pensar que el no registrar por la noche antes de dormir y hacerlo en nuestra mente o dejar una nota en un papel o en el móvil, será lo mismo. Una vez que el día se ha terminado, lo que suceda luego puede generar confusión y será más difícil recordar lo que vimos cuando en nuestra agenda diaria hay muchos asuntos más que debemos atender.

Posponer el registro nos pone en situación de riesgo ante la posibilidad de error y el método pierde su efectividad. La clave es ser precisas en la rutina de registro: guardar la gráfica en un sitio que esté a mano como la mesita de noche o al lado de la cama o configurar una alarma para recordarlo. Pase lo que pase, “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”.

+

© NakoPhotography - Shutterstock