3 / 5
Haz un plan de comidas
¡Claro! Así no compraremos de más. Y si llevamos una lista de los ingredientes y las porciones que vamos a necesitar para la comida semanal, podremos ahorrar mucho, ya que no tendremos fugas económicas a causa de los antojitos. Yo ya tengo un plan de comidas de dos semanas, así lo hago variado y económico. Comer bien no es sinónimo de comer caro.
+

© Shutterstock | SeventyFour