1/5

Hablar con tus hijos

Es bueno que nuestros hijos estén enterados de los problemas familiares. Es recomendable hablar con ellos de ciertos temas –de acuerdo con la edad de cada uno–, para explicarles que es tiempo de ahorrar y de austeridad.
2/5

Cuida la salud de tu familia

En esta época de frío, otra forma de ahorrar es evitando las visitas al doctor y las medicinas que están muy caras. En lugar de esto, podemos darles a nuestros hijos alimentos que les refuercen el sistema inmunológico, como los cítricos y el brócoli. También podemos estar al pendiente de que estén bien tapados y que no respiren el aire frío.

 
3/5

Haz un plan de comidas

¡Claro! Así no compraremos de más. Y si llevamos una lista de los ingredientes y las porciones que vamos a necesitar para la comida semanal, podremos ahorrar mucho, ya que no tendremos fugas económicas a causa de los antojitos.
Yo ya tengo un plan de comidas de dos semanas, así lo hago variado y económico. Comer bien no es sinónimo de comer caro.
4/5

Organízate para pagar tus deudas

Sí, es necesario tener muy claras y en orden todas las deudas que tenemos, y saber cómo vamos a pagar cada una de ellas.
5/5

Piensa en qué puedes ahorrar

Estamos acostumbrados a hacer pequeños gastos que no parecen mucho, pero sí los juntamos, resultan una gran carga; por ejemplo, los refrescos y los postres a la hora de la comida, los cigarros o los chicles.