2 / 5
Tratarse con el corazón
Un elemento clave en los desacuerdos es la misericordia. “Miseria” proviene de la palabra defecto o necesidad del otro y “cordia” de corazón. Tener misericordia en una relación significa tratarnos con corazón nuestros defectos, sabiendo que no somos perfectos. La mayoría de los conflictos se dan por una falta de acuerdo en lo que consideramos prioridades vitales como el trabajo profesional o la familia; priorizar la familia de origen y no la que uno ha fundado, o priorizar a los hijos antes que al cónyuge. Tratar esas diferencias con una actitud misericordiosa permite poner al otro primero para encontrarnos con él.
+

© 4 PM production - Shutterstock