3 / 3
No pretende instruir
El objetivo principal no debe ser "dar lecciones". Mucho menos lecciones prefabricadas. Cada alma es singular y necesita un trato singular. La conversación tampoco debe ser momento para el lucimiento personal sobre las propias experiencias o sobre conocimientos adquiridos. Muchas veces la persona que se nos acerca solo necesita compartir un dolor o una preocupación, sin necesidad de que le digamos "qué debe hacer" a continuación. Eso no quita que a veces alguien pida consejo al que escucha.
+

© Shutterstock | stockfour