2 / 3
No juzga.
Quien escucha, en primer lugar acompaña al que habla y muestra empatía: se pone en el lugar del otro. El que habla no necesita que le digan si está bien o mal lo que ha dicho o hecho (a no ser que él pida una valoración).
+

© Shutterstock | fizkes