2 / 3
Aprende.
Muéstrate abierto al cambio. Escucha, lee con ánimo sincero de cambiar. Así podremos liberarnos de la superficialidad o del egoísmo. Adopta la mentalidad de los niños: están abiertos a asombrarse. No pienses que no puedes cambiar el carácter o que a nadie le importa lo que hagas. Di no a las rutinas insanas o a los estilos de vida que poco a poco nos denigran y nos empobrecen como personas. Busca personas que lleven una vida ejemplar. Todos necesitamos personas que sean nuestra referencia: nuestra madre, un amigo, los abuelos... Señálalas en tu corazón y cuando debas decidir algo, piensa "qué haría ella en mi lugar".
+

© Shutterstock | Shchus