14 / 21
Durante la Segunda Guerra Mundial, la Madonnina se cubrió con trapos, para evitar que los reflejos de la luz sobre su superficie atrajera la atención de los bombarderos que sobrevolaban la ciudad.
+

© José Luiz Bernardes Ribeiro / CC-BY-SA-3.0