10 / 21
Sobre el ábside, arriba del altar, se puede distinguir un punto marcado con una luz roja, señala el lugar exacto donde se guarda un presunto clavo de la cruz de Cristo. Se dice que san Ambrosio la encontró en el taller de un herrero, este a pesar de los miles martillazos que le dio al clavo, no pudo ni siquiera hacerle un rasguño.
+

© Shutterstock-Renata Sedmakova