12 / 20
Visita a un asilo de ancianos. Los ancianos están propensos a las dolencias físicas pero también a aquellas del corazón por la soledad. Necesitan de la interacción humana y con un poco de voluntad puedes ser esa persona que traiga un poco de alegría a sus vidas.

© Shutterstock