12 / 17
ORTIGA: Según santa Hildegarda, “nunca es bueno comer la ortiga cruda. Pero cuando está fresca y acaba de salir de la tierra, es bueno comerla una vez cocida, porque purifica el estómago y elimina la flema. Y cualquier especie de ortiga logra este resultado”.
+

© Pixabay