1/12

Prepara tus herramientas de trabajo

Si prevés que vas a tener que estar aislado, asegúrate de tener todas las herramientas de trabajo necesarias para desempeñar tu labor desde casa. Si tu empresa tiene un departamento de tecnología, pide los consejos que te hagan falta para tener listos tus paquetes de software, tus teléfonos móviles, etc.
2/12

Adapta tus expectativas

Las oficinas existen por una razón: algunas de tus tareas tal vez resulten más sencillas en un entorno empresarial junto con tus colegas. Insiste en hablar con las personas con quienes trabajas para ver cómo podríais colaborar de forma que el trabajo pueda hacerse desde casa. Es probable que haga falta algo de pensamiento creativo y algunas reasignaciones de responsabilidades. También, asegúrate de que tus expectativas sobre el teletrabajo son realistas, consulta a personas que trabajen desde casa y pídeles consejo.
3/12

Establece un horario de trabajo

Si no estás acostumbrado a trabajar desde casa, quizás te resulte demasiada la tentación de poner alguna que otra lavadora en cualquier momento. ¡No cedas a la tentación! Establece un horario regular en el que permanezcas delante de tu pantalla o haciendo labores relacionadas con el trabajo. Eso sí, la colada puede ser una buena idea para hacer una pausa de trabajo: trabaja entre lavados, ¡pero con un horario! 
4/12

Delimita un espacio de trabajo

Si no dispones de despacho en casa, designa una zona para que se convierta en tu base de operaciones y cíñete a ese espacio. Aunque pueda resultar atractivo sentarte en la cama con el portátil, no es el método más efectivo a largo plazo y tu productividad no será tanta.
5/12

Manda emails con efectividad

Estar lejos de los colegas habituales puede dificultar un poco el mantenerse actualizados sobre detalles importantes. Pero tampoco conviene saturarse a mensajes: mantén los emails en un tono profesional, en una cantidad mínima y asegúrate de que la temática es relevante. Si tienes una relación más informal con tus colegas, puedes enviar un correo en un tono más amistoso para poneros al día al final de la jornada.
6/12

Mantén un vestuario apropiado

Uno de los beneficios de trabajar desde casa es no tener que arreglarse como en la oficina. Sin embargo, quedarse en pijama todo el día tampoco es lo mejor, en especial si tienes que participar en videoconferencias. Por supuesto, puedes ponerte cómodo con una camiseta (preferiblemente sin manchas de dedos de niños) y unos vaqueros, pero asegúrate de estar listo para la cámara en caso de que haya una reunión sorpresa.
7/12

Limita los medios sociales

Para intentar resistir meterte en Facebook a ver qué hacen tus amigos, asegúrate de que has cerrado sesión en todos tus medios sociales durante tu jornada y que no mantienes ninguna red abierta en una pestaña. Puedes poner tu móvil en un cajón para evitar mirarlo distraídamente para ver en qué anda metido el perro de tu amigo.
8/12

Mantén el ritmo

Es importante mantener el ímpetu de trabajo y no dejar pasar horas ociosas en balde. Para ser productivo tienes que estar produciendo, así que, incluso si hay una pausa en tu flujo de trabajo, aprovecha para hacer alguna otra cosa de provecho. (En momentos así está bien recurrir a las tareas del hogar o atender a los niños).
9/12

Marca unas horas para las tareas del hogar

Ya que estás en casa, aprovecha al máximo la coyuntura. En tu jornada laboral, añade pausas durante las que hacer breves tareas y así te sentirás aún más productivo. Unos cuantos descansos de 15 minutos de vez en cuando pueden lograr mucho sin quitarle tiempo a las horas de oficina, al mismo tiempo que le das un descanso necesario a tu vista de la pantalla.
10/12

Sé flexible

Teletrabajar implica necesariamente que no tendrás la misma estructura fija de jornada laboral. Lo cierto es que esto puede resultar muy útil para quienes trabajen mejor de noche. Si tu trabajo te lo permite, intenta comprobar en qué momento eres más creativo, lógico o estás menos cansado para afrontar las tareas más exigentes.
11/12

Vigila el picoteo y toma el aire

Con el frigorífico a tu disposición las 24 horas del día, es facilísimo abrirlo en cualquier momento y picar algo. La ventaja es que, si tienes por costumbre comer algo o almorzar en la calle, puedes ahorrarte el dinero. Igualmente, asegúrate de que te das un paseo alrededor de la manzana o que tomas un poco el aire y estiras las piernas.
12/12

Pon música

Fuera de tu oficina, por fin podrás poner la música de fondo que prefieras. Pon algo que te motive o que te relaje, la opción que mejor te convenga: canto gregoriano, música clásica o incluso canciones de tus artistas favoritos contemporáneos que te levanten el ánimo. Te sentirás menos estresado y podrás concentrarte mejor en tu trabajo.