1/10

Todo pasa

Nada es permanente. Todo pasa y lo único que es constante es el cambio. Estamos continuamente cambiando. Cuando estamos felices, deseamos que ese momento de felicidad se mantenga eternamente, pero sabemos que todo pasa y por lo tanto esos momentos los atesoramos con dulzura. La buena noticia es que, así como los momentos buenos pasan, los malos también pasan. Así que cuando te encuentres angustiado, desesperanzado, triste, confundido, recuerda que nada es permanente y que todo pasa. 
2/10

Control de la información

Encuentra un balance entre mantenerte informado versus estar sobre informado. No veas noticias todo el día y practica desconectarte de la tecnología por períodos de tiempo durante cada día. Esto aplica para todos los miembros de la familia, aceptando que es muy probable que durante estos días nuestros hijos estén más conectado a sus aparatos electrónicos de lo que habitualmente les permitimos
3/10

Das lo mejor de ti

Acepta que estás haciendo lo mejor que tú puedes dada las extrañas circunstancias. No hay problema si no sabes enseñar matemáticas o ciencias a tus hijos, o si un día quieras esconderte en algún lugar de la casa para que nadie te moleste. Yo estoy convencida que esta experiencia está enseñando a nuestros hijos y a nosotros mismos muchísimo más de lo que en este momento podemos imaginar.
4/10

Mueve el cuerpo y ejercita la mente

Intenta mover el cuerpo un poco al día todos los días y proponte hacer algo que estimule tu mente ya sea un buen libro, un rompecabezas, tocar un instrumento o retomar una afición olvidada. 
5/10

Date tiempo para acoplarte a las nuevas rutinas

En este momento es importante desarrollar nuevas rutinas con la intención de mantener un poco de estructura y orden. Sin embargo, sabemos que todos los procesos de la vida llevan tiempo y paciencia. Así que no te mortifiques si no estas rindiendo en tu trabajo como antes, si no eres la mejor homeschool teacher para tus hijos, si no te provoca cocinar un día. Ya poco a poco irás estableciendo un ¨nuevo normal¨ que funcione para ti y tu familia.

[rich_list /]
6/10

Abraza la montaña rusa de tus emociones

En momentos de crisis es común ciclar entre una gama de sentimientos contradictorios e inesperados. Es posible que por momentos experimentes una profunda tristeza, seguida de rabia, indignación, desconcierto, y quizás luego por placidez y tranquilidad. Lo importante es que te des el permiso de experimentar todos estos sentimientos sin culparte o preocuparte de eso que sientes, porque nuevamente te digo que todo pasa y nada es permanente.
7/10

Amar

Buen momento para atender a nuestros seres queridos y de expresar nuestros sentimientos con creatividad. Abrazar con la mirada, brindar gestos de cariño, escribir cartas o emails, llamar por teléfono. Distancia social no significa desconexión social. Por el contrario, ahora es cuando tenemos que estar más unidos que nunca.
8/10

Perdón

Buen momento para perdonar y pedir perdón. Son momentos propicios para sanar nuestro corazón y nuestra alma. Perdona y perdónate.

[rich_list title="Rezar" /]
9/10

Decidir

Momento de practicar el ¨elegir lo menos malo dentro de las opciones que se te presentan¨. Así como a los doctores, nos llegara el momento de escoger entre dos opciones que no nos gusten tanto. Trata siempre de elegir la que consideres menos mala pidiéndole al Espíritu Santo que te ilumine con su Sabiduría.

[rich_list title="Perdón" /]
10/10

Rezar

Momento para rezar abandonándonos en las manos de Dios. Recemos sin cesar confiados en Dios que no se deja ganar en generosidad, y en Jesús que no nos abandona ni en las peores tormentas. Estos son momentos inéditos donde estamos volviendo a valorar lo verdaderamente importante, que no es más que nuestra relación con Dios y con todos nuestros hermanos. Mantengamos la esperanza siempre aferrados a Dios y nuestra madre la Virgen María.