6 / 10
Mascarillas: aprender a hacer silencio
El entorno nos motiva a hablar más, pero los tapabocas y mascarillas se han instalado para hacernos callar. En vez de soltar palabras con prisa por querer expresarnos, interrumpir o ignorar a los demás fingiendo que escuchamos al responder rápido o no queriendo verdaderamente entender a los demás, aprendimos a llenarnos con un poco de silencio. Al callarnos tenemos la oportunidad de encontrarnos con el mundo del otro y poder comprenderlo desde su punto de vista. Afinar el oído nos aleja de nuestro propio ego para dejar entrar los corazones y las mentes de los demás.
+

© Shutterstock | Zigres