4 / 10
Dibujos de arcoíris en las ventanas: la esperanza para seguir adelante
Aprender a renunciar a querer controlarlo todo es aceptar que no podemos predecir ni evitar que cosas que no queremos, nos pasen. Hay circunstancias que no dependen de nosotros y el coronavirus nos ha mostrado que la incertidumbre es una norma y no una excepción. Es esa cuota de incertidumbre muchas veces la que nos permite descubrir nuestro futuro. Nuestros principios, sueños y fuerza para levantarnos, son las que toman protagonismo y nos invitan a vivir la nueva realidad más real que antes cuando hay esperanza. Aunque podemos prever algunas cosas, no podremos anticiparlas todas y la única certeza que tenemos es la de un corazón que confía y espera en el amor: el amor de los amigos y los que amamos.
+

© Shutterstock | Fernando-Avendano