1/10

Ayúdales a comunicarse con las herramientas modernas

Una manera inmediata de reducir la soledad y mantener a nuestros mayores ocupados es asegurarnos de que tienen acceso a algún medio de comunicación en línea, como Skype o FaceTime. También resulta útil presentarles algún foro o sitio web médico que pudiera resultarle práctico en sus necesidades particulares. Y no olvides sitios web que hablen de fe (¡como Aleteia!) que puedan ayudarles a reflexionar y rezar dentro de su propio hogar.
2/10

Charlad con regularidad

Da a tus seres queridos algo que esperar con ilusión organizando momentos regulares en los que hacer una videollamada o una llamada normal. Esto les ayudará a tener un punto de referencia en su día y darles cierto sentido de ritmo vital. Mucho mejor incluso si los nietos pueden participar también.
3/10

Mantén su abastecimiento de medicamentos necesarios

Compra los medicamentos que tus mayores tengan en sus prescripciones y acércaselos a su casa. Asegúrate también de que tienen los productos básicos necesarios en caso de producirse un corte eléctrico o un corte en el suministro de agua (esto debería ser una práctica común incluso en tiempos sin coronavirus).
4/10

Crea una serie de cuentas en recursos prácticos en línea

Puede ser un sitio para hacer la compra en Internet o alguno que se especialice en asistencia práctica a domicilio, la cuestión es que te asegures de que los miembros mayores de tu familia sepan cómo utilizarlo. Si no pueden, entonces crea las cuentas tú mismo y realiza las compras o cualquier disposición práctica necesaria en su nombre.
5/10

Facilítales productos esenciales

Dado que los ancianos son un sector vulnerable, es prudente mantener las distancias. Pero esto no implica que no puedas hacerles saber cuánto te importan. Puedes preparar cuidadosamente una cesta con productos básicos, asegurándote antes de que tus manos estén limpias y los productos han sido adecuadamente desinfectados, y luego deja la cesta en la puerta de su casa.
6/10

Realiza actos de amabilidad

Los pequeños actos de amabilidad pueden dejar una profunda huella. Puedes ayudarles a sacar la basura (evitando cualquier contacto físico) o atender un poco su jardín o patio. ¡Siempre es agradable poder aislarse en un patio bien conservado!
7/10

Escúchales

La historia es fuente de muchas situaciones difíciles para la humanidad y es probable que tus familiares mayores hayan experimentado unas cuantas. Ahora es un buen momento para que compartan su pasado y las difíciles experiencias que han superado. Así podrás aprender más sobre tus seres queridos y, sin duda, te sorprenderá su capacidad de resiliencia. Además, es una forma estupenda de tranquilizarles y darles confianza en que esto, también, pasará.
8/10

Ponte creativo

Aunque las videollamadas son indispensables, siempre conforta el alma tener alguna forma de presencia física. Si tienes que hacer algún recado en coche, ¿por qué no pasas cerca y les haces compañía aunque sea un momento hablando desde una ventana por teléfono? ¡Quizás descubras que así tú también te sientes un poco menos solo!
9/10

Reduce su nivel de estrés

Los medios sociales y la miríada de fuentes informativas discrepantes pueden confundir y estresar a cualquiera. Intenta animar a tus seres queridos a que vean contenidos más ligeros; podrías enviarles algún chiste, que desde luego los hay a montones ahora mismo.
10/10

Reza por ellos

Haz saber a tus seres queridos que los tienes presentes en tus oraciones. Y recuérdales que, aunque las misas públicas se han suspendido a nivel mundial, los sacerdotes siguen celebrando misas difundidas por Internet o televisión y muchas parroquias están ofreciendo diferentes tipos de apoyo virtual.