8 / 8
EL LICOR SÉNANCOLE DE LA ABADÍA DE NOTRE DAME DE SÉNANQUE. Los monjes de Sénanque han elaborado este licor ancestral a partir de 19 plantas que florecen en el valle provenzal de la abadía de Sénanque. Es a la vez elegante y equilibrado, con un balance de sabores y aromas típicos del entorno provenzal. En 1969, cuando los últimos monjes de Sénanque abandonaron la abadía para reunirse con su abadía madre de Lérins, se llevaron consigo la preciosa receta. Hoy, la abadía de Sénanque alberga de nuevo una comunidad cisterciense y el licor Sénancole ha regresado a su valle nativo.
+