5 / 8
LICOR DE MANDARINA DE LA ABADÍA DE LÉRINS. Este licor de mandarina es elaborado por los monjes cistercienses a partir de una estudiada selección de plantas, una mezcla cuidadosamente equilibrada y una destilación bien controlada: “Un color naranja, cobrizo y brillante. Un aroma intenso a mandarina, cáscara de naranja y cítricos confitados, equilibrado y afrutado”, describe Jean Pierre Roux, maestro sumiller. Este licor de mandarina se puede tomar como digestivo o en cóctel. Servir muy frío o sobre una cama de hielo.
+

© Philippe Lissac I GODONG