6 / 10
En casa y desde casa.
Tú has de comportarte como una brasa encendida, que pega fuego donde quiera que esté; o, por lo menos, procura elevar la temperatura espiritual de los que te rodean, llevándoles a vivir una intensa vida cristiana. (Forja, 570)
+

© Robyn Jay-(CC BY 2.0)