1/9

Afírmate en el presente.

En lugar de intentar predecir lo que podría suceder, pon tu atención a lo que está sucediendo en este momento. Al estar completamente conectados en “el ahora”, podemos interrumpir los supuestos negativos y las predicciones terribles que pasan por la mente, aliviar el estrés y mejorar el estado de ánimo general.
2/9

Retoma proyectos personales

Puede que haya cosas que hayan quedado guardadas en un cajón y este sea el momento ideal para recuperarlas. Podemos utilizar bien el tiempo disponible que ahora tenemos, muchas de ellas a través del mundo de las redes. Todos tenemos la capacidad para ser creativos, desarrollarnos y ser productivos si hay algo que queríamos hacer o que teníamos pendiente y que antes no nos fue posible concretarlo.
3/9

Evalúa tu valentía personal.

Aprender a arriesgarnos de a poco es clave en momentos como estos. La zona de confort nunca da crecimiento. Este tiempo nos demuestra que a todos, de un modo u otro, nos ha tocado y no podemos mirar para otro lado. Aléjate de las personas que no suman, te dicen que no puedes o que lo que viene será peor y sé valiente.
4/9

Busca mantenerte motivado.

En momentos como estos es necesario mantener encendida esa energía interna de la motivación para avanzar. Esta viene de deseos que hay que generar. Conéctate con una imagen y usa tu capacidad imaginativa para motivarte. Lee, estudia, conoce, involúcrate más e infórmate para tener más recursos y nuevas expectativas. 
5/9

Ofrece algo propio.

Todos tenemos algo para dar y en este sentido es recomendable no seguir a la mayoría. Tomate un tiempo para mirar en tu interior y poder ofrecer algo en la línea de lo propio. Dejar de reclamar esperando que las respuestas vengan de fuera y buscar en uno mismo lo que podemos dar de nosotros en estos tiempos que nos han tocado.
6/9

Recurre al diálogo.

La ansiedad es una forma de querer controlar lo que viene. Una sensación de inquietud que necesita ser cubierta y que se define por nuestra valoración de lo grave. Elige salir de ese estado de alerta constante. Medita, respira profundo, busca a tu Creador, dialoga con alguien que te transmita paz y descubrirás muchas cosas buenas y nuevas oportunidades.
7/9

Aprende en el camino.

Anhelamos el producto final, pero hay mucho por conseguir en el proceso. La dificultad le termina dando valores agregados a la vida y no hay que dejarse destruir psicológicamente. Tener una mentalidad de adaptación nos ayuda a continuar. No podemos permitir que las situaciones nos hagan víctimas. Tenemos libertad de poder elegir lo que queremos pensar y hoy algo que podemos vivir y aprender de ello.
8/9

Enfócate en lo que puedes controlar

Cualquiera sea tu miedo o circunstancia, en lugar de preocuparte por lo incontrolable, intenta dirigir tu mente para tomar medidas sobre aquellos aspectos que sí están bajo tu control. Es posible controlar nuestra actitud y respuesta emocional y si te centras en lo que puedes hacer, pasarás de la preocupación y la reflexión ineficaces a la resolución activa de los problemas.
9/9

Pon orden en tus cosas.

Vas a invertir tiempo, cosas o incluso tu propio cuerpo y para todo eso el orden te dará funcionalidad. Tarde o temprano la oportunidad llegará. Como en el ajedrez, aprende a desarrollar el juego y no te encargues de atacar de primera para derribar al enemigo. Encárgate de que las piezas estén es su lugar, y cuando el momento llegue la pieza tendrá oportunidad para vencer. La expansión viene por sí misma, pero no podemos expandirnos si no estamos preparados.