Aleteia
Hoy celebramos a...

Viernes, 27 De Marzo
San Ruperto

El gran obispo misionero que evangelizó el sur de Alemania y dio nombre a la ciudad de Salzburgo

© Andreas Praefcke
Comparte

Ruperto (que significa en alemán "hombre de fama brillante") fue el gran misionero que evangelizó el sur de Alemania, la región de Baviera.

Era obispo de la ciudad de Worm. Acompañado de un buen número de misioneros, llegó a Baviera en el año 697, se presentó al duque Teodo, que era pagano, y le pidió permiso para evangelizar en esa región.

El pueblo de Baviera demostró muy buenas disposiciones para aceptar el cristianismo. Y pronto los templos paganos se fueron transformando en templos cristianos, y apoyados por las curaciones milagrosas que hacía, los sermones de san Ruperto lograron un gran número de conversiones.

Junto con sus misioneros, fueron recorriendo las orillas del río Danubio predicando y convirtiendo a miles de personas. Llegando a la ciudad de Jerusalén obtuvo del gobierno el permiso de reconstruirla y cambiarle de nombre.

Le puso el nombre de Salzburgo (nombre que se ha hecho después mundialmente famoso porque en esa ciudad nació y murió el célebre músico Mozart).

En aquella ciudad construyó ocho edificios para obras religiosas y varios templos. Los compañeros de san Ruperto eran tan fervorosos que tres de ellos han sido declarados santos por la Iglesia católica.

El santo no sólo se preocupaba por la instrucción religiosa de su pueblo sino por su progreso material.

En los alrededores de Salzburgo había unas fuentes de agua salada y las hizo explotar técnicamente obteniendo sal para todas las gentes de los alrededores.

En Alemania, Austria e Irlanda se levantaron después numerosos templos en honor de este gran misionero y evangelizador, como agradecimiento por sus grandes obras.

Oración

Dios y Señor nuestro, que con tu amor hacia los hombres quisiste que san Ruperto anunciara a los pueblos la riqueza insondable que es Cristo, concédenos, por su intercesión, crecer en el conocimiento del misterio de Cristo y vivir siempre según las enseñanzas del Evangelio, fructificando con toda clase de buenas obras. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Artículo publicado originalmente por evangeliodeldia.org 

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Jesús recorría la Galilea; no quería transitar por Judea porque los judíos intentaban matarlo.
Se acercaba la fiesta judía de las Chozas,
Sin embargo, cuando sus hermanos subieron para la fiesta, también él subió, pero en secreto, sin hacerse ver.
Algunos de Jerusalén decían: "¿No es este aquel a quien querían matar?
¡Y miren cómo habla abiertamente y nadie le dice nada! ¿Habrán reconocido las autoridades que es verdaderamente el Mesías?
Pero nosotros sabemos de dónde es este; en cambio, cuando venga el Mesías, nadie sabrá de dónde es".
Entonces Jesús, que enseñaba en el Templo, exclamó: "¿Así que ustedes me conocen y saben de dónde soy? Sin embargo, yo no vine por mi propia cuenta; pero el que me envió dice la verdad, y ustedes no lo conocen.
Yo sí lo conozco, porque vengo de él y es él el que me envió".
Entonces quisieron detenerlo, pero nadie puso las manos sobre él, porque todavía no había llegado su hora. Jn. 7,1-2.10.25-30

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.