Aleteia
Hoy celebramos a...

Viernes, 19 De Mayo

San Ivo

Patrono de los abogados

Comparte

Año 1303. San Ivo, al cual los juristas de muchos países tienen como patrono, nació en la provincia de Bretaña ( Francia).

Su padre lo envió a estudiar a la Universidad de París, obtuvo su doctorado como abogado. "Ciertos malos espíritus no se alejan sino con la oración y la mortificación" (Mc. 9,29), oyó estas palabras de Jesús y se propuso dedicar buen tiempo cada día a la oración y mortificarse,  en las miradas, en las comidas, el lujo en el vestir, y en descansos que no fueran necesarios.

Empezó a abstenerse de comer carne y nunca tomaba bebidas alcohólicas. Vestía pobremente y lo que ahorraba, lo dedicaba a ayudar a los pobres. Al volver a Bretaña fue nombrado juez del tribunal y en el ejercicio de su cargo se dedicó a proteger a los huérfanos, defender a los más pobres. Su gran bondad le ganó el título de "Abogado de los pobres".

Visitaba las cárceles y llevaba regalos a los presos y les hacía gratuitamente memoriales de defensa a los que no podían conseguirse un abogado. San Ivo no aceptó jamás ni el más pequeño regalo de ninguno de sus clientes.

Cuando le llevaban un pleito, él se esmeraba por tratar de obtener que los dos litigantes arreglaran todo amigablemente en privado, sin tener que hacerlo por medio de demandas públicas. Muchos litigantes terminaban siendo amigos y se evitaban los grandes gastos de los pleitos judiciales.

Después de trabajar bastante tiempo como juez, san Ivo fue ordenado sacerdote; los últimos quince años de su vida los dedicó totalmente a la predicación y a la administración de los sacramentos.

De muchas partes llegaban personas litigantes a obtener que san Ivo hiciera las paces entre ellos y él lograba con admirable facilidad poner de acuerdo a los que antes estaban alegando. Y aprovechaba de todas estas ocasiones para predicar a la gente acerca de la Vida Eterna y de lo mucho que debemos amar a Dios y al prójimo.

Alguien le aconsejó que hiciera ahorros para cuando llegara a ser viejo y él le respondió: - "... ¿quién me asegura que voy a llegar a ser viejo? En cambio lo que sí es totalmente seguro es que el buen Dios me devolverá cien veces más lo que yo regale a los pobres".

El 19 de mayo del año 1303 estaba tan débil que no podía mantenerse de pie y necesitaba que lo sostuvieran. Sin embargo celebró así la misa. Después de la misa se recostó y pidió que le administraran la Unción de los enfermos y murió plácidamente. Tenía 50 años.

Sus vecinos le compusieron un epitafio bien especial que dice: san Ivo era bretón. Era abogado y no era ladrón.

Artículo originalmente publicado  por evangeliodeldia.org

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Jesús dijo a sus discípulos:
«Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado.
No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.
Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.
Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre.
No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero. Así todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, Él se lo concederá.
Lo que yo les mando es que se amen los unos a los otros.» Jn. 15, 12-17

Newsletter
Recibe Aleteia cada día