Aleteia
Hoy celebramos a...

Viernes, 11 De Septiembre
Nuestra Señora de Coromoto

COROMOTO
Comparte

Entre finales de 1651 e inicios de 1652, una Bella Señora se apareció al cacique de la tribu Coromoto y a su mujer.
La Señora, envuelta en luz, dijo en su lengua: “Vayan a casa de los blancos, para que ellos derramen agua en sus cabezas y así puedan ir al Cielo”.

La tribu obedeció: abandonó la selva, recibió la catequesis, y un gran número de indios pidió el sacramento del Bautismo, haciéndose católicos.

Nossa Senhora de Coromoto: a imagemzinha dentro do relicário. A lupa central permitia vê-la melhor.
A imagenzinha dentro do relicário. A lupa central permitia vê-la melhor.
Sin embargo, las tendencias desordenadas del cacique pugnaban por hacerle volver a la vida salvaje.

Los instintos descontrolados le llevaron a creer que perdería la libertad.

Concibió, entonces, la idea de huir a la selva y hundirse de nuevo en los vicios del paganismo.

Cuando estaba a punto de cometer ese desvariado proyecto, en la madrugada del 8 de septiembre de 1652, la Bella Señora volvió a aparecérsele a él y a su mujer, además de a su cuñada Isabel y a un hijo de esta.

El cacique, cegado por la barbarie, le pidió que le dejase en paz.

Le dijo que no la obedecería más.

Nuestra Señora, entonces, entró en la choza sonriendo a los indios.

El cacique furioso tomó un arco y flechas para matar a Nuestra Señora. Pero ella se fue acercando y las armas cayeron de las manos del salvaje.

El cacique no desistió. Tomó a la luminosa Señora por el brazo para empujarla fuera de la choza. En ese momento se produjo el milagro.

La brillante Señora desapareció dejando en la mano del jefe de la tribu su diminuta imagen.

Los científicos, trabajando en la restauración
El cacique Coromoto quedó con el puño cerrado, diciendo que la había agarrado.

Enorme fue su espanto cuando, por fin, abriendo la mano, encontró una pequeña imagen de Nuestra Señora Coronada llevando al Niño Jesús, tal como había aparecido.

En ese instante comenzó una gran historia de favores y milagros, de devoción y expansión de la fe en Venezuela. En 1942 la Virgen de Coromoto fue proclamada Patrona del país.

 

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Jesús hizo a sus discípulos esta comparación: "¿Puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en un pozo?
El discípulo no es superior al maestro; cuando el discípulo llegue a ser perfecto, será como su maestro.
¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?
¿Cómo puedes decir a tu hermano: 'Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo', tú, que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano." Lc. 6,39-42

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.