Aleteia
Hoy celebramos a...

Viernes, 06 De Diciembre
San Nicolás de Bari

¡Conoce la verdadera historia de Santa Claus!

NICHOLAS
Comparte

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Muchos conocen al Santa Claus regordete de la famosa marca de bebidas, sin saber que su imagen fue extraída de un santo muy querido tanto por la iglesia oriental como la occidental.

No vivía en el Polo Norte, sino en Mira la actual localidad turca llamada Demre. Fue obispo de dicha ciudad en el s. IV, por eso es también llamado san Nicolás de Mira.

¿Y por qué es más conocido por la ciudad italiana de Bari? ¿También era obispo de allí? No fue obispo de Bari, acuña el nombre de la ciudad porque cuando Mira fue invadida por los musulmanes, sus reliquias fueron trasladadas en secreto a Italia, dónde su fama y popularidad se extendió por todo el mundo.

Desde niño fue muy generoso con los más necesitados, a sus padres decía: «sería un pecado no repartir mucho, siendo que Dios nos ha dado tanto».

Cuando murieron sus padres a causa de una epidemia, quedó como único heredero de una gran fortuna. El santo donó todo a los pobres y se fue a un monasterio.

Es muy conocida la historia del santo y las tres doncellas pobres. Se dice que en su ciudad había un anciano con tres hijas a las que no lograba casar por su extrema pobreza y no le quedaba otra que ofrecer sus hijas para la prostitución.

El santo, por tres días seguidos, cada noche le echó por la ventana una bolsa con monedas de oro, y así el anciano logró tener la dote para poder casarlas.

Quizás sea por eso que la famosa bebida tomó su testimonio para la imagen de su bebida, era un santo obispo que donaba regalos a los más necesitados. Y viste de rojo como se lo encuentra representado en varios íconos ortodoxos.

Patronazgo

Una leyenda cuenta que un día san Nicolás fue a comer a una taberna y le sirvieron un plato de carne; el santo enfurecido dijo al tabernero que se trataba de carne humana. De hecho se trataba de carne de tres niños que el malvado carnicero asesinó y que al ver los restos el santo resucitó. Por esta razón san Nicolás es patrono de todos los niños.

Es patrono de los marineros, porque otra leyenda cuenta cómo estando unos marineros en medio de una terrible tempestad en alta mar, empezaron a rezar diciendo: «Oh Dios, por las oraciones de nuestro buen obispo Nicolás, sálvanos». Y en ese momento vieron aparecer sobre el barco a San Nicolás, el cual bendijo al mar, que se calmó, y en seguida desapareció.

También es patrono de los pescadores, abogados, prostitutas y de tantísimas ciudades sobre todo en Italia.

Lugares de culto

Por supuesto en la ciudad italiana de Bari se encuentra la basílica dedicada en su honor, la Iglesia de san Nicolás en Demre, donde se encuentra la primera sepultura.

Y en Valencia (España), se encuentra una importante iglesia dedicada al santo, que por sus ricos frescos es considerada la segunda Capilla Sixtina.

Curiosidades

Se dice que a san Nicolás de Bari se le puede pedir por las varias necesidades económicas del hogar.

Arte y cultura

Generalmente viene representado con el bastón pastoral (símbolo del obispado) y tres bolsas de monedas (o incluso tres bolas de oro) en relación con la leyenda de la dote entregada a las tres doncellas.

La representación actual en traje rojo bordeado de blanco toma origen del poema “Una visita de San Nicolás” o “Cuento de Nochebuena”de Clement C. Moore.

Oración de petición a san Nicolás

¡Oh glorioso San Nicolás! Desde aquella morada de luz, en que gozas de la presencia divina, vuelve piadoso tus ojos hacia mí, y alcánzame del Señor aquellas gracias y auxilios convenientes a mis presentes necesidades, tanto espirituales como corporales, y en particular la gracia (mencionar aquí la intención de la novena), si es que conviene para mi eterna salvación.

Protege también, oh Santo Obispo, a nuestro Sumo Pontífice, a la Iglesia y a todo el pueblo cristiano. Conduce al camino recto de la salvación a los que viven sumidos en el pecado o envueltos en las tinieblas de la ignorancia, del error y de la herejía.

Consuela a los afligidos, socorre a los necesitados, conforta a los pusilánimes, defiende a los oprimidos, asiste a los enfermos; y haz que todos experimenten los efectos de tu intercesión ante el Señor, quien es el dispensador de todos los bienes. Amén.

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Cuando Jesús se fue, lo siguieron dos ciegos, gritando: "Ten piedad de nosotros, Hijo de David".
Al llegar a la casa, los ciegos se le acercaron y él les preguntó: "¿Creen que yo puedo hacer lo que me piden?". Ellos le respondieron: "Sí, Señor".
Jesús les tocó los ojos, diciendo: "Que suceda como ustedes han creído".
Y se les abrieron sus ojos. Entonces Jesús los conminó: "¡Cuidado! Que nadie lo sepa".
Pero ellos, apenas salieron, difundieron su fama por toda aquella región. Mt. 9,27-31

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.