¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia
Hoy celebramos a...

Miércoles, 13 De Septiembre

San Juan Crisóstomo

Ordenado Sacerdote, se extendió pronto su fama de gran predicador

JOHNCHRYSOSTOM
Comparte

Hoy recordamos a San Juan Crisóstomo. Antioquía vio nacer el año 349 a este Obispo y Doctor de la Iglesia. Su esmerada educación, le ayuda a profundizar en la Fe, descubriendo pronto su camino por las sendas de la vida monástica. Ordenado Sacerdote, se extendió pronto su fama de gran predicador. No en vano le llamaron Crisóstomo, término griego que significa “boca de oro”.

El año 397 la Providencia Divina se fijó en él para que fuese Patriarca de Constantinopla. Su celo apostólico le llevó a cuidar de forma especial la vida espiritual de los fieles. Tuvo un comportamiento ejemplar, siendo un verdadero testigo de la Fe. Así experimentó lo que dice el Evangelio sobre ser signo de contradicción, sufriendo el destierro dos veces. Muere el año 407. Durante su vida fue un hombre de gran experiencia espiritual, lo que le llevaba a sentirse también más servidor de los pobres y necesitados, reconociendo que lo que hiciese con ellos, se lo hacía al propio Señor.
Iconografía: Se le representa con un libro en la mano sibolizando sus escritos.
Otros Santos: Eulogio, Amado e Israel.

Escrito por Jesús Luis Sacristán

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Jesús, fijando la mirada en sus discípulos, dijo: «¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece!
¡Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados! ¡Felices ustedes, los que ahora lloran, porque reirán!
¡Felices ustedes, cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y los proscriban, considerándolos infames a causa del Hijo del hombre!
¡Alégrense y llénense de gozo en ese día, porque la recompensa de ustedes será grande en el cielo. De la misma manera los padres de ellos trataban a los profetas!
Pero ¡ay de ustedes los ricos, porque ya tienen su consuelo!
¡Ay de ustedes, los que ahora están satisfechos, porque tendrán hambre! ¡Ay de ustedes, los que ahora ríen, porque conocerán la aflicción y las lágrimas!
¡Ay de ustedes cuando todos los elogien! ¡De la misma manera los padres de ellos trataban a los falsos profetas!» Lc. 6,20-26

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.