Aleteia
Hoy celebramos a...

Miércoles, 12 De Febrero
Santa Eulalia

La niña de los trece martirios

EULALIA
Didier Descouens-modified by Aleteia-CC BY-SA 4.0
Comparte

13 años tenía Eulalia cuando se enfrentó al prefecto de Barcino (la actual Barcelona), en tiempos de Diocleciano, para echarle en cara su encarnizamiento con los cristianos. Y a 13 muertes distintas la condenó el despiadado gobernante para castigar su atrevimiento.

Azotes, potro, garfios, fuego, cal viva, crucifixión... incluso la atrocidad de meterla desnuda en un tonel lleno de cristales y echarlo a rodar... ninguna tortura pudo doblegar a aquella joven patricia, que expiró mientras de su boca salía una paloma volando directa al cielo.

La joven vivía con sus padres en lo que ahora es el popular barrio de Sarrià, en Barcelona. Y el suyo es uno de los muchos casos de mártires, de Lorenzo a Fructuoso, que honraron a la naciente iglesia española. De aquellos tempranos procesos no queda mucho, y lo que hay está rodeado de leyendas.

Uno de los biógrafos de la santa, el p. Ángel Fábrega, narra el martirio de la niña subrayando la increíble entereza a pesar de su edad. Y pone en su boca palabras como estas contra su perseguidor:

"Yo soy Eulalia, sierva de mi Señor Jesucristo, que es el Rey de los reyes y el Señor de los que dominan: por esto, porque tengo puesta en Él toda mi confianza, no dudé siquiera un momento en ir voluntariamente y sin demora a reprochar tu necia conducta, al posponer al verdadero Dios, a quien todo pertenece, cielos y tierra, mar e infiernos y cuanto hay en ellos, al diablo, y lo que es peor, que quieres obligar a hacer lo mismo a aquellos hombres que adoran al Dios verdadero y esperan conseguir así la vida eterna.

Aquel a quien invoco está aquí junto a mí; y a ti no es dado el verle porque no lo mereces por culpa de tu negra conciencia y la insensatez de tu alma. Él me alienta y conforta, de manera que ya puedes aplicarme cuantas torturas quieras, que las tengo por nada"

Tras la muerte de Eulalia, su cuerpo permaneció colgado en la cruz para que lo devoraran las aves de rapiña, pero cuenta la leyenda que cayó una nevada que preservó sus restos, y que sus familiares pudieron recuperar el cuerpo y enterrarlo con todos los honores. Sus restos fueron llevados a la catedral en el año 878, y desde 1868 es oficialmente patrona de la ciudad.

 

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Y Jesús, llamando otra vez a la gente, les dijo: "Escúchenme todos y entiéndanlo bien.
Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre.
¡Si alguien tiene oídos para oír, que oiga!".
Cuando se apartó de la multitud y entró en la casa, sus discípulos le preguntaron por el sentido de esa parábola.
El les dijo: "¿Ni siquiera ustedes son capaces de comprender? ¿No saben que nada de lo que entra de afuera en el hombre puede mancharlo,
porque eso no va al corazón sino al vientre, y después se elimina en lugares retirados?". Así Jesús declaraba que eran puros todos los alimentos.
Luego agregó: "Lo que sale del hombre es lo que lo hace impuro.
Porque es del interior, del corazón de los hombres, de donde provienen las malas intenciones, las fornicaciones, los robos, los homicidios,
los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino.
Todas estas cosas malas proceden del interior y son las que manchan al hombre". Mc. 7,14-23

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.