Aleteia
Hoy celebramos a...

Miércoles, 08 De Enero
San Paciente de Lyon

El obispo que salvó a miles de personas de morir de hambre

© DR
Comparte

En Lyon, de la Galia, san Paciente, obispo, que, movido por la caridad, distribuyó gratuitamente alimentos por todas las ciudades a orillas del Ródano y del Saona, ayudando a los pueblos oprimidos por el hambre. Ejerció el apostolado por doquier, para conversion de herejes y cuidado de los necesitados.

En la serie de calamidades que azotaron a las Galias durante un periodo que abarco buena parte del siglo quinto, Dios favoreció a sus servidores al enviarles a este santo prelado que les sirvió de consuelo y de apoyo.

Alrededor del año 450, fue elevado a la sede episcopal de Lyon. La devastadora incursión de los godos en Borgoña provoco una época de hambre, durante la cual san Paciente, por cuenta propia, alimentó a millares.

La Providencia, en verdad, le daba el ciento por uno, y sus caudales parecían multiplicarse maravillosamente a fin de que siempre hubiera lo suficiente con que construir iglesias, repararlas y socorrer a los pobres, "en cualquier rincón de las Galias que estuvieran", como nos dice san Sidonio Apolinar.

Este ilustre prelado, amigo de san Paciente, le califica de "hombre virtuoso y justo, activo, ascetico y misericordioso", y no sabía qué admirar más en él, si el celo por servir a Dios, o su caridad hacia los pobres.

Gracias a su solicitud pastoral y a sus sermones, numerosos herejes se convirtieron. En este aspecto era muy amplio el campo que se ofrecía al celo de san Paciente, puesto que los burgundios, amos y señores de Lyon por aquel entonces, favorecían decididamente la herejía de los arrianos, y aun había algunos obispos en la diocesis que no estaban libres de aquellos errores.

Cuando la diócesis de Chalon-sur-Saone quedó envuelta en la confusión y la discordia por la muerte de su obispo, san Eufronio de Autun invitó a san Paciente para que le ayudase en la pacificación de la comarca y en la terminación del escándalo.

Por orden de san Paciente, uno de los sacerdotes de su clero, llamado Constancio, escribió la Vida de san Germano de Auxerre, que el autor dedicó a su obispo. Al parecer, san Paciente murió hacia el año 480.

No hay ninguna biografía antigua de san Paciente de Lyon, pero los bolandistas seleccionaron de los escritos de Sidonio Apolinar, Gregorio de Tours y otros, los relatos, narraciones y datos que bastan para conocer lo suficiente sobre su vida y sus actividades.

Ver tambien a S. L. Tatu, en S. Patient eveque de Lyon (1878), asi como a Duchesne en Fastes Episcopaux, vol. II, p. 163.

Fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI

Artículo publicado originalmente por El Testigo Fiel 

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Al desembarcar, Jesús vio una gran muchedumbre y se compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato.
Como se había hecho tarde, sus discípulos se acercaron y le dijeron: "Este es un lugar desierto, y ya es muy tarde.
Despide a la gente, para que vaya a las poblaciones cercanas a comprar algo para comer".
El respondió: "Denles de comer ustedes mismos". Ellos le dijeron: "Habría que comprar pan por valor de doscientos denarios para dar de comer a todos".
Jesús preguntó: "¿Cuántos panes tienen ustedes? Vayan a ver". Después de averiguarlo, dijeron: "Cinco panes y dos pescados".
El les ordenó que hicieran sentar a todos en grupos, sobre la hierba verde,
y la gente se sentó en grupos de cien y de cincuenta.
Entonces él tomó los cinco panes y los dos pescados, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y los fue entregando a sus discípulos para que los distribuyeran. También repartió los dos pescados entre la gente.
Todos comieron hasta saciarse,
y se recogieron doce canastas llenas de sobras de pan y de restos de pescado.
Los que comieron eran cinco mil hombres. Mc. 6,34-44

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.