Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia
Hoy celebramos a...

Martes, 28 De Enero
Santo Tomás de Aquino

El patrón de los estudiantes tenía una mente tan brillante como su humildad

SAINT THOMAS AQUINAS
Aleteia
Comparte

Santo Tomás de Aquino es un brillante y reconocido filósofo y teólogo medieval, Doctor de la Iglesia, patrón de los estudiantes y las universidades y escuelas católicas.

Se pasó la vida sumergido en libros, pero a la vez fue muy humano. De familia noble y formación exquisita, siendo un niño fue enviado a estudiar al famoso monasterio de Montecassino.

Permaneció allí hasta pasada la adolescencia. Pero a pesar de que a su familia hizo todo lo que pudo por evitarlo, se hizo dominico: sí, un pobre fraile predicador itinerante.

Físicamente era un hombre alto y corpulento, aunque solía mostrarse taciturno y silencioso. Tenía una mente prodigiosa y era conocido por su sencillez, su humildad y su bondad.

Escribió grandes libros que se han convertido en clásicos, entre ellos la Summa Theologica, que ha ayudado a muchas personas a creer en Dios con sus profundos argumentos a favor de su existencia.

 

También sus obras más poéticas siguen vigentes, como sus famosos himnos a la Eucaristía Adoro te Devote y Pange Lingua.

 

Millones han rezado a Dios y siguen haciéndolo con oraciones del llamado Doctor Angélico.

 

Y su sabiduría traspasa credos y fronteras.

 

Pero el 6 de diciembre de 1273, después de un éxtasis de los que le dejaban abstraído en ocasiones, dejó de escribir. ¿La razón? Él mismo la explicó así a un profesor y amigo suyo que le animaba a continuar:

No puedo hacer más. Se me han revelado tales secretos que todo lo que he escrito hasta ahora parece que no vale para nada“.

Ya a punto de morir, pronunció este acto de fe:

Si en este mundo hubiese algún conocimiento de este sacramento mas fuerte que el de la fe, deseo ahora usarlo en afirmar que creo firmemente y sé de cierto que Jesucristo, Dios Verdadero y Hombre Verdadero, Hijo de Dios e Hijo de la Virgen María está en este Sacramento… Te recibo a Ti, el precio de mi redención, por cuyo amor he velado, estudiado y trabajado. A Ti he predicado, a Ti he enseñado. Nunca he dicho nada en Tu contra: si dije algo mal, es sólo culpa de mi ignorancia. Tampoco quiero ser obstinado en mis opiniones, así que someto todas ellas al juicio y enmienda de la Santa Iglesia Romana, en cuya obediencia ahora dejo esta vida“.

 

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Entonces llegaron su madre y sus hermanos y, quedándose afuera, lo mandaron llamar.
La multitud estaba sentada alrededor de Jesús, y le dijeron: "Tu madre y tus hermanos te buscan ahí afuera".
El les respondió: "¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?".
Y dirigiendo su mirada sobre los que estaban sentados alrededor de él, dijo: "Estos son mi madre y mis hermanos.
Porque el que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre". Mc. 3,31-35

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.