¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia
Hoy celebramos a...

Martes, 22 De Enero
Beata Laura Vicuña

Una niña que encontró a Jesús y dio la vida por la conversión de su madre

Public domain
Comparte

Argentina y Chile especialmente, aunque con una fama de santidad que se extiende cada vez más en todo el mundo, celebran el 22 de enero a la beata Laura Vicuña.

En sus santuarios en Chile en Santiago y en la Argentina en Junín de los Andes, pero además en capillas y parroquias en estos dos países se recuerda hoy a esta joven que, como acaba de definir un obispo mexicano, “demuestra que es posible vivir la libertad del amor sin dejarnos encadenar por odios ni rencores”.

Laura Vicuña nació en Santiago, Chile, el 5 de abril de 1891. Tras la muerte de su padre, su madre Mercedes emigra con ella y su otra hija Julia a la Argentina en 1900.

En la ciudad de Junín de los Andes Laura ingresa al colegio internado de las Hermanas Salesianas de María Auxiliadora, donde sueña con ser religiosa.

Su madre se une en unión libre con Manuel Mora, unión que Laura, advierte en el colegio, no era agradable a los ojos de Dios.

Mora, violento con su madre y con ella en las visitas, intentó seducir a la joven Laura quien crecía en amor de Dios y llegó a hacer una promesa: “Señor, que yo sufra todo lo que a Ti te parezca bien, pero que mi madre se convierta y se salve”.

Una severa golpiza de Mora ante las insistencias cristianas de Laura deja a la niña en la calle, pero fue acogida por las Hermanas.

En el colegio, por ayudar a la intemperie a las más pequeñas que ella durante una inundación en el colegio en pleno invierno, cae enferma y agoniza. Antes de morir, alcanza a contarle a su madre su promesa a Dios por ella.

Mamá, desde hace dos años ofrecí mi vida a Dios en sacrificio para obtener que tú no vivas más en unión libre. Que te separes de ese hombre y vivas santamente”. Conmovida la madre abraza a Laura e inicia otro camino. Laura muere el 22 de enero de 1904.

Hay muchas conmovedoras imágenes de Laura Vicuña, pero una especialmente representa la entrega solícita de Laura a la voluntad de Cristo a través de María Auxiliadora.

Se trata de una imagen en el santuario de Junín de los Andes, templo erigido donde se ubicaba el colegio antiguo al que asistió la beata, en la que se se abrazan la Madre de Dios y Laura.

Ésta, más pequeña, mira con especial devoción y amor a María, mientras se alza en puntas de pie para estar más cerca de su corazón.

En este templo, parroquia de Nuestra Señora de las Nieves y Santuario Beata Laura Vicuña, está habilitada una Puerta Santa para el año de la Misericordia.

También en la capilla de Bahía Blanca, donde fueron trasladadas las reliquias de la santa, se pueden obtener indulgencias plenarias por este año.

“Laura comprendió que al amor busca hacer el bien, y lo hizo. Es esta clase de amor, capaz de dar vida”, escribió el obispo auxiliar de Puebla y Secretario General del Episcopado Mexicano Eugenio Lira Rugarcía, en un artículo publicado en el diario mexicano La Razón titulado Misericordia, no sólo de palabra.

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Un sábado en que Jesús atravesaba unos sembrados, sus discípulos comenzaron a arrancar espigas al pasar.
Entonces los fariseos le dijeron: "¡Mira! ¿Por qué hacen en sábado lo que no está permitido?".
El les respondió: "¿Ustedes no han leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus compañeros se vieron obligados por el hambre,
cómo entró en la Casa de Dios, en el tiempo del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió y dio a sus compañeros los panes de la ofrenda, que sólo pueden comer los sacerdotes?".
Y agregó: "El sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado.
De manera que el Hijo del hombre es dueño también del sábado". Mc. 2,23-28

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.