Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia
Hoy celebramos a...

Martes, 21 De Enero
Santa Inés

La virgen mártir patrona de las jóvenes, novias y vírgenes

Comparte

Santa Inés fue una virgen mártir romana. Murió con tan sólo 12 años de edad, durante las persecuciones del emperador Diocleciano, entre los años 303 y 305 d.C.

Inés provenía de una de las familias más importantes de Roma, perteneciente a la Gens Clodia, pero a ella no le importaba la vida de nobleza. Era una jovencita que quería vivir enteramente para Jesús, sirviendo a los pobres.

La pequeña Inés extraía su fuerza y su coraje de la Eucaristía, que los cristianos celebraban al ponerse el sol reuniéndose secretamente en alguna casa, las llamadas “domus ecclesiae”, para la fracción del pan.

Por su notable belleza no le faltaban pretendientes que querían tomarla por esposa, pero ella había hecho voto de castidad, ofreciéndose como “esposa” a su amado Jesús.

Entre los que pidieron por esposa a la virgen se encontraba el hijo del prefecto de la ciudad de Roma. Ante el rechazo a su hijo, el prefecto la hizo encerrar en un prostíbulo.

Allí, ningún cliente se atrevió a tocarla, a excepción de un hombre que según la tradición religiosa al intentarlo quedó cegado por un ángel blanco, y a través de la intercesión de la misma Inés recobró la vista.

Ante todo esto, fue condenada a morir desnuda en la hoguera, pero se dice que las llamas se dividieron bajo su cuerpo sin siquiera tocarlo y su cabello creció tanto como para cubrir su desnudez.

Después de este milagro fue apuñalada en la garganta como un “cordero”.

Patronazgo

Santa Inés es la patrona de las jóvenes, las vírgenes y las novias.

Lugares de culto

En Roma son dos los lugares importantes dedicados a la santa.

Uno en la iglesia de santa Inés en Agone en la famosa plaza Navona, donde antiguamente se encontraba el estadio del emperador Domiciano, lugar del martirio de la santa.

Y también la basílica que lleva su nombre, en el Complejo Monumental de Santa Inés extramuros, que fue hecho construir por Constantina (Constanza), la hija del emperador Constantino, en agradecimiento a los favores adquiridos por la santa.

Ma. Paola Daud

Curiosidades

Todos los días 21 de enero en la basílica de santa Inés se bendicen dos corderitos que serán donados al Papa y de los cuales se extraerá la lana para tejer los sacros palios. Esta labor la realizan a las madres benedictinas de Santa Cecilia en Trastevere.

© OSSERVATORE ROMANO / AFP
AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO

Arte y cultura

En el arte, a santa Inés generalmente se la representa con la palma del martirio y un cordero. Pero la asociación del cordero con santa Inés, en realidad no queda bien clara.

Según la tradición, algunos dicen que esta asociación vendría de la confusión de la lectura de su nombre “Agnes” (Inés) y “Agnus” (cordero). Otros afirman que es debido al modo en que fue martirizada, degollada como un cordero.

Oración

Dios todopoderoso y eterno,
que eliges a los débiles para confundir
a los fuertes de este mundo;
concédenos a cuantos celebramos
el triunfo de tu mártir santa Inés
imitar la firmeza de su fe.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios, por los siglos de los siglos.
Amén.

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Un sábado en que Jesús atravesaba unos sembrados, sus discípulos comenzaron a arrancar espigas al pasar.
Entonces los fariseos le dijeron: "¡Mira! ¿Por qué hacen en sábado lo que no está permitido?".
El les respondió: "¿Ustedes no han leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus compañeros se vieron obligados por el hambre,
cómo entró en la Casa de Dios, en el tiempo del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió y dio a sus compañeros los panes de la ofrenda, que sólo pueden comer los sacerdotes?".
Y agregó: "El sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado.
De manera que el Hijo del hombre es dueño también del sábado". Mc. 2,23-28

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.