Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia
Hoy celebramos a...

Martes, 13 De Febrero

Beata Cristina de Spoleto

Viuda, consagró toda su vida a la penitencia, a las obras de caridad y a la oración

CHRISTINA OF SPOLETO
Comparte

Se cuenta que Cristina pertenecía a la familia Visconti de Milán y que fue notable por su extraordinaria precocidad religiosa. Que con poco más de cinco años, ya llevaba vida de oración y mortificación.

Cuando tenía diez años, sus padres comenzaron a hablar de gestionar un matrimonio para ella: ella se opuso a la idea, porque deseaba ser monja, pero sus padres persistieron por el deseo de tener herederos.

La contienda duró dos años y sólo tenía doce, cuando dándose cuenta de que la iban a obligar a contraer matrimonio, se escapó con una joven sirvienta. Cristina vistió el hábito de las ermitañas de San Agustín.

Las dos jóvenes anduvieron errantes por años, sin tener morada fija y viviendo de lo que podían. Cuando tenía unos veinte años, Cristina fue en peregrinación a Asís. Al pasar por Espoleto, se alojó con una santa mujer llamada Galitia.

Después de visitar Asís, se encontró separada de su amiga, que había salido de la iglesia después de hacer sus devociones, mientras que Cristina había pasado la noche allí en oración.

Al día siguiente, Cristina buscó por todas partes a su compañera; recorrió Asís y todos los poblados vecinos, pero fue en vano.

De vuelta a Espoleto, se unió al personal de un hospital y pasó varios meses cuidando a los enfermos. Durante todo este tiempo nunca disminuyó sus mortificaciones, que eran un tanto excesivas.

En esos días, encontró a su antigua amiga, Galitia, quien la convenció para que permaneciera con ella por un tiempo; mientras estaba allí, le vino a Cristina una fiebre, de la cual murió a la edad de veintidós años.

Se cuenta que por su intercesión se obraron numerosos milagros de curación, tanto en su tumba como en otras partes.

El compendio de la historia aquí relatada está tomado de los bolandistas del siglo diecisiete, quienes a su vez la tomaron del historiador agustino, Cornelius Curtius, y la publicaron en el Acta Sanctorum, febrero, vol. II. Investigaciones posteriores, sin embargo, han mostrado que es una narración novelesca.

Sin duda alguna que existió una santa penitente llamada Cristina, que murió en Espoleto el 13 de febrero de 1458, después de pasar tres o cuatro años en austeridades admirables.

Pero esta Cristina no tenía ninguna conexión con la ilustre familia Visconti. Su nombre era Agustina Camozzi, y era hija de un digno médico que vivía cerca del Lago Lugano.

Siendo muy joven, había llevado una vida algo desordenada y mundana, pero murió a la edad de veintitrés años poco más o menos, después de expiar sus pecados con la más austera penitencia.

Fuente: Vidas de los santos de A. Butler, Herbert Thurston, SI
Artículo originalmente publicado por evangeliodeldia.org
Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Los discípulos se habían olvidado de llevar pan y no tenían más que un pan en la barca.
Jesús les hacía esta recomendación: "Estén atentos, cuídense de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes".
Ellos discutían entre sí, porque no habían traído pan.
Jesús se dio cuenta y les dijo: "¿A qué viene esa discusión porque no tienen pan? ¿Todavía no comprenden ni entienden? Ustedes tienen la mente enceguecida.
Tienen ojos y no ven, oídos y no oyen. ¿No recuerdan
cuántas canastas llenas de sobras recogieron, cuando repartí cinco panes entre cinco mil personas?". Ellos le respondieron: "Doce".
"Y cuando repartí siete panes entre cuatro mil personas, ¿cuántas canastas llenas de trozos recogieron?". Ellos le respondieron: "Siete".
Entonces Jesús les dijo: "¿Todavía no comprenden?". Mc. 8,14-21

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.