Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia
Hoy celebramos a...

Martes, 03 De Diciembre
San Francisco Javier

El San Pablo de la era moderna

FRANCIS XAVIER
Comparte

Muchos son los rasgos de san Francisco Javier que recuerdan al Apóstol de los Gentiles. Dicen de él que era de buena familia y de carácter impetuoso. Llevó el evangelio a los límites del mundo conocido, y era un admirado doctor en teología, por la universidad más famosa de la época, la Sorbona de París.

Y para culminar los parecidos, se convirtió gracias a otro santo que intercedió por él sin descanso, su amigo Íñigo de Loyola (no hubo lapidación, como sucedió entre Saulo y san Esteban, pero al principio de su relación, Francisco Javier no le miraba con muy buenos ojos…).

Te puede interesar: La amistad entre san Ignacio y san Francisco Javier

Nació en Javier (Navarra), y aunque su familia se vio envuelta en guerras e intrigas políticas, a él le interesaba la literatura y la vida académica. Se fue a París en los revueltos años de la reforma protestante, y allí su vida daría un vuelco al compartir habitación con un curioso compañero que iba siempre vestido de pordiosero, y que al principio le inspiraba bastante rechazo, y con otro joven, Pedro Fabro. Los tres formarían el embrión de una de las órdenes religiosas más formidables de la historia, la Compañía de Jesús.

Mientras comienza su misión, predicando por Europa, una noche tiene un extraño sueño: que camina con un indio a la espalda, y se despierta gritando: “Más, más”. Parte en 1542, a petición del rey de Portugal, al Lejano Oriente, sólo con una sotana, un crucifijo, un breviario y un catecismo.

Te puede interesar: El poético consejo de san Ignacio a Francisco Javier cuando parte a las Indias

Y llega a Goa (India), y en poco tiempo evangeliza el sur de la India y la actual Sri Lanka. Se le acercan sobre todo los parias, los pobres, y aunque los brahmanes (la casta superior) le escuchan con educación, se resisten a convertirse. Dicen sus biógrafos que bautizó a decenas de miles de personas, y que viajaba continuamente entre las comunidades, animando y catequizando. Aprende las lenguas locales y predica el evangelio sin descanso.

Te puede interesar: Millones de fieles en India venerarán reliquias de San Francisco Javier

Fue el primer misionero en pisar Japón, cuando llega a Kagoshima en agosto del 1549. Dos años después, cuando vuelve a la India, deja una comunidad cristiana vibrante y fuerte en el país.

Murió de pulmonía – y también seguramente de agotamiento – cuando se disponía a viajar a China. A su muerte, se calcula que había recorrido unos 80.000 kilómetros. Una gesta evangelizadora sólo comparable a san Pablo, y que en cantidad de kilómetros no volvería a repetirse prácticamente hasta el Papa Juan Pablo II.

Te puede interesar: Oración de san Francisco Javier para pedir al Creador la inocencia

Datos Curiosos

SU VERDADERO NOMBRE: Francisco de Jaso y Azpilicueta. Javier es como se llamaba el señorío de su familia.


FAMILIA NUMEROSA: Era el pequeño de seis hermanos


VIDA DE ESTUDIANTE: Quería ser letrado como su padre. Sus años de estudiante en París fueron bastante “alegres”, y sus biógrafos cuentan que tenía que pedir prestado dinero a su compañero de habitación, san Ignacio de Loyola


NO SOLO PATRONO DE LAS MISIONES: Es también patrono del turismo, le nombró Pío XII en 1952

Por Inma Alvarez

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

En aquel momento Jesús se estremeció de gozo, movido por el Espíritu Santo, y dijo:
"Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido.
Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre, como nadie sabe quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar".
Después, volviéndose hacia sus discípulos, Jesús les dijo a ellos solos: "¡Felices los ojos que ven lo que ustedes ven!
¡Les aseguro que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron, oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron!". Lc. 10,21-24

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.