Aleteia
Hoy celebramos a...

Lunes, 29 De Junio
Solemnidad de san Pedro y san Pablo

Las dos grandes columnas de la Iglesia

PETER AND PAUL
ALETEIA
Comparte

La Iglesia católica celebra desde hace muchos siglos el martirio de Simón Pedro y de Pablo de Tarso el 29 de junio. Es una gran solemnidad porque estos apóstoles son considerados las dos grandes columnas de la Iglesia.

https://youtu.be/nRFx_mozGw4

Simón, hijo de Juan, era un humilde pescador. Pero fue el primer discípulo que profesó su fe en Cristo. Y Él le convirtió en Pedro, la roca sobre la que se apoya la Iglesia, el primer Obispo de Roma.

Saulo era un judío de la casta de los fariseos, ciudadano romano por haber nacido en Tarso. Perseguía a los cristianos por considerarlos unos herejes que manchaban la pureza hebrea... hasta que experimentó una brusca conversión cuando se dirigía a Damasco a caballo.

Los dos cometieron grandes errores: Pedro llegó a negar a Jesús tres veces, y Pablo persiguió a la Iglesia. Sin embargo, Jesús los perdonó y los transformó en dos grandes apóstoles que dieron su vida por Él.

Pedro se dedicó principalmente a los judíos, y Pablo, a los no judíos.

En Roma fueron detenidos y martirizados en torno al año 67 en la prisión Mamertina del foro romano. En sus tumbas surgieron la Basílica de San Pedro y la Basílica de San Pablo Extramuros.

Ellos son los patrones principales de la Iglesia de Roma.

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: "¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?".
Ellos le respondieron: "Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas".
"Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?".
Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo".
Y Jesús le dijo: "Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo.
Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.
Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo". Mt. 16,13-19

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.