Aleteia
Hoy celebramos a...

Lunes, 28 De Septiembre
San Wenceslao

El patrono de Checoslovaquia es un líder asesinado por su propio hermano

Comparte

Nacido en el año 907 en Bohemia, su santidad de vida, se abrió paso en medio de un hogar donde el padre estaba imbuido en la piedad y la fe cristiana, mientras que su madre, procedía de unas raíces profundamente paganas.

A pesar de esto, la Providencia quiso que Wenceslao viviese con su abuela Lumidla, también hoy en los altares, quien había sido bautizada por san Metodio y educó a su nieto en el cristianismo.

Cuando se hace adulto, accede al Ducado de su país. En su periodo de gobierno, logró firmar la paz y la reconciliación con algunos de sus contrincantes.

Pero su fe, no podía estar exenta de la Cruz de Cristo, que le hizo ser signo de contradicción y sufrir multitud de problemas.

Sin embargo, perseveró en la difusión de la semilla del Evangelio entre todos sus súbditos. Su rectitud en el obrar fue mal mirada por su hermano, que contrató a unos cómplices para eliminarle.

Así moría mártir el año 935, siendo venerado pronto como patrono principal de Bohemia.

El pueblo lo proclamó como mártir de la fe, y pronto la Iglesia de San Vito -donde se encuentran sus restos- se convirtió en centro de peregrinaciones.

Hoy su devoción es tan grande que se le profesa también como Patrono de Checoslovaquia.

Iconografía del Santo: Con los atuendos de monarca y montado en el caballo. También se escenifica en algunos cuadros su asesinato.

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Entonces se les ocurrió preguntarse quién sería el más grande.
Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, tomó a un niño y acercándolo,
les dijo: "El que recibe a este niño en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe a mí, recibe a aquel que me envió; porque el más pequeño de ustedes, ese es el más grande".
Juan, dirigiéndose a Jesús, le dijo: "Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre y tratamos de impedírselo, porque no es de los nuestros".
Pero Jesús le dijo: "No se lo impidan, porque el que no está contra ustedes, está con ustedes". Lc. 9,46-50

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.