Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia
Hoy celebramos a...

Lunes, 23 De Abril

San Jorge

Posiblemente un soldado mártir en Palestina

GEORGES
Comparte

Poco se sabe de San Jorge. Posiblemente era un soldado que murió mártir en Lydda, Palestina. Ya en el siglo IV fue objeto de veneración en Dióspolis (Palestina), donde había una iglesia construida en su honor.

Su culto se difundió desde muy antiguo por oriente y occidente. Es patrón de Cataluña (Jordi) y de Aragón (Chorche), donde el 23 de Abril es festivo desde 1461. Este santo también es venerado en Malta (4 Domingo de Junio) y en la isla vecina de Gozo: (3 domingo de julio).

Sermón de San Pedro Damiani (siglo XI) sobre San Jorge:

Protegido inexpugnablemente con el estandarte de la cruz, hay sin embargo de él varias leyendas.

La leyenda dorada

Un temido dragon vivía en un lago cerca de Silena, Libia. Ejércitos se habían enfrentado con la bestia sólo para ser derrotados. El monstruo comía dos ovejas diarias. Cuando estas escaseaban, entre las villas aledañas se echaba la suerte para escoger doncellas que fuesen sacrificadas en vez de las ovejas.

Llegó a esta región san Jorge. Al escuchar la historia precisamente en el día en que una princesa fuera a ser devorada, san Jorge se persignó y cabalgó para hacer batalla contra la bestia. La mató de un solo golpe con su lanza. Obtenida la victoria convirtió con su predica a los de aquella región. Recibió una gran recompensa del rey y la distribuyó entre los pobres antes de retirarse sobre su caballo.

Conocido por su intercesión en las batallas: El ejercito de Aragón ganó la batalla de Alcoraz contra los musulmanes gracias a la aparición de San Jorge.

Artículo publicado originalmente por corazones.org 

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

Jesús dijo a los fariseos: "Les aseguro que el que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, sino por otro lado, es un ladrón y un asaltante.
El que entra por la puerta es el pastor de las ovejas.
El guardián le abre y las ovejas escuchan su voz. El llama a cada una por su nombre y las hace salir.
Cuando las ha sacado a todas, va delante de ellas y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz.
Nunca seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen su voz".
Jesús les hizo esta comparación, pero ellos no comprendieron lo que les quería decir.
Entonces Jesús prosiguió: "Les aseguro que yo soy la puerta de las ovejas.
Todos aquellos que han venido antes de mí son ladrones y asaltantes, pero las ovejas no los han escuchado.
Yo soy la puerta. El que entra por mí se salvará; podrá entrar y salir, y encontrará su alimento.
El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Pero yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia." Jn. 10,1-10

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.