Aleteia
Hoy celebramos a...

Jueves, 23 De Julio
Santa Brígida de Suecia

Conoce la extraordinaria historia de una de las patronas de Europa

ŚWIĘTA BRYGIDA SZWEDZKA
Comparte

El 23 de julio se celebra la fiesta de santa Brígida de Suecia, una gran mujer que fue luz en uno de los períodos más difíciles de la historia de la Iglesia. Fue consejera de Papas y de reyes, peregrina en Santiago, Roma y Tierra Santa, fundadora de una Orden monástica y es Doctora de la Iglesia y co-Patrona de Europa.

Nació noble, con la sangre real de los Folkungar, casa real de Suecia durante más de un siglo. Su padre, Birger Persson, la concedió en 1316 como esposa (Brígida tenía entonces 13 años) a Ulf Gudmarsson, hijo del Gobernador de Ostrogotia, al que ella amó, como se dice en su proceso de beatificación, sicut cor meum, como a su propio corazón. De este matrimonio nacieron ocho hijos.

Brígida, prima del rey Magnus Eriksson, fue llamada a la corte, donde por su inteligencia política y su belleza se convirtió en punto de referencia para el mismo rey, a quien ella llegó a amonestar públicamente por su política tiránica.

Pero la muerte de su hijo Gudmar, de nueve años, cambió profundamente su vida. Destrozada por el suceso, se alejó definitivamente de Estocolmo, y con su marido Ulf y un monje cisterciense, peregrinó hasta Santiago de Compostela.

Esta experiencia les conmovió profundamente: a la vuelta, Ulf le confiesa su voluntad de entrar en un monasterio. Murió a los dos años, en 1344. Brígida, que entonces tenía 40 años, una vez arreglados los asuntos de la familia, entró en la abadía cisterciense de Ulvastra.

Alrededor de ella empezaron a reunirse muchos hombres de Iglesia. Ella misma se ocupó de la primera traducción de la Biblia al sueco.

Creó una Orden de monasterios dobles, hombres y mujeres separados pero guiados por un único superior. El rey le regala el castillo de Vadstena. Ya sólo le faltaba la aprobación pontificia de la Orden.

El papa Clemente VI había declarado el año 1350 como Año Jubilar. Acompañada por su hija Catalina, Brígida peregrina a Roma.

Pero el Papa no estaba allí, sino en Aviñón. La Ciudad Eterna estaba reducida a escombros por las luchas internas entre los Orsini y los Colonna, y entre sus ruinas asoladas por la peste malvivían ladrones, usureros y prostitutas.

Brígida, entristecida, escribe al Papa diciéndole que le esperaba allí. Tuvo que esperar 17 años, durante los cuales trabajó intensamente por la paz entre Francia e Inglaterra, al tiempo que intentaba aliviar las miserias del pueblo romano, para lo que incluso iba a pedir limosna a las puertas de la basílica de Santa María la Mayor.

Temperamental como era, no dudó en recriminar al clero romano por su conducta escandalosa. Su presencia incomodaba en ciertos círculos, hasta el punto que se llegó a temer por su integridad física.

Finalmente, en 1367, el Papa vuelve a Roma y aprueba las Reglas de su Orden. Para dar gracias a Dios, Brígida, ya anciana de setenta años, peregrina a Tierra Santa junto con dos de sus hijos. A su vuelta, cansada y enferma, muere en brazos de su hija Catalina.

Las crónicas cuentan que la conmoción del pueblo de Roma por la muerte de Brígida fue tal, que durante dos días fue imposible sacar el cadáver de la casa para enterrarlo en el convento de las clarisas, porque la gente se agolpaba en masa a las puertas. Dieciocho años después, fue canonizada por Bonifacio IX.

Por Inma Álvarez, en Alfa y Omega

Si quieres descubrir otras historias de santos, haz click aquí

En aquel tiempo, los discípulos se acercaron y le dijeron: "¿Por qué les hablas por medio de parábolas?".
El les respondió: "A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no.
Porque a quien tiene, se le dará más todavía y tendrá en abundancia, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene.
Por eso les hablo por medio de parábolas: porque miran y no ven, oyen y no escuchan ni entienden.
Y así se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice: Por más que oigan, no comprenderán, por más que vean, no conocerán,
Porque el corazón de este pueblo se ha endurecido, tienen tapados sus oídos y han cerrado sus ojos, para que sus ojos no vean, y sus oídos no oigan, y su corazón no comprenda, y no se conviertan, y yo no los cure.
Felices, en cambio, los ojos de ustedes, porque ven; felices sus oídos, porque oyen.
Les aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que ustedes ven y no lo vieron; oír lo que ustedes oyen, y no lo oyeron." Mt. 13,10-17

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.